De qué va.

Primera novela de la trilogía Mentes mecánicas.
Vivir sin nubes, la segunda de la saga, en plena edición.

NOTA: Los relatos que forman parte de este blog, en su gran mayoría, NO tienen nada que ver con la historia central de Nueve Mundos, el origen, salvo algunos de sus principales protagonistas que comienzan a interactuar a su aire y permite a esta escritora llegar, además del público juvenil, a una franja de lectores más amplia.
Para leer la SINOPSIS de N.M. o la BIOGRAFÍA y fotos de la AUTORA, baja hasta el final de la página.

¡Ciencia Ficción, Sí Gracias!


viernes, 28 de diciembre de 2012

Hay algo de mi sombra en tu sombra...

“Hay algo de mi sombra en tu sombra, hay algo de mi sueño en tu sueño, hay algo de mi alegría en tu alegría”
Lucrezia García Mameghani.



  ¿Mi deseo? ¡Qué tú sigas conmigo, Reader! A cambio prometo seguir esforzándome para sorprenderte y entretenerte. 
  No lo dudes, el 2013 será un GRAN AÑO y, ¿quién sabe?, quizás hasta nos veamos en algun rincón del mundo, y me cuentes que todo te va genial, porque así estás deseando con toda tu alma que sea (positividad, ante todo). ¡Y si encima me dices que has pasado buenos ratos con la lectura de mi novela, ya sería la leche!! 

 Mi último abrazo del año ;-)  Intentaré enviarte el primero, desde estas mismas estrellas :-*

martes, 25 de diciembre de 2012

Un sueño de Navidad para compartir.




"Érase una vez, una blanca Navidad, que llegó y cambió el destino del mundo. Cada copo mágico acarició a los hombres y a las mujeres, a los ríos y a las montañas, a la flora y la fauna, y en general, a todas las cosas que un día fueron creadas. Entonces, la Paz nació entre todos y un arcoiris se prendió en el cielo como alianza universal. Desde aquel día todos fuimos libres, felices... Y tan dichosos, que vivir fue como soñar".      
                                                                                      Lucrezia García Mameghani.

Ahora solo es un deseo de Navidad. Pero, quien sabe. ¡Todos juntos, podemos cambiar cualquier cosa! 

Un abrazo, Lu.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Uno está enamorado cuando...

  "Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única". 
     Jorge Luis Borges. (1899-1986). Escritor argentino.



  "Las palabras de Borges se pueden interpretar de multiples maneras: ¿Y si siendo realmente única esa persona, no me doy cuenta de su individualidad?... Pues entonces, no debo estar enamorado... ¿Y si estoy enamorado, por tanto, ciego o ciega de amor y me doy cuenta de que esa otra persona es única, cuando realmente no lo es? Entonces...Estoy equivocado o confundido. 
  Volvamos al principio: 
  "Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única". Demos por hecho la circunstancia de que en ambos casos, respondamos al raciocinio y a la buena fe.  
  "Uno está enamorado, cuando he comprobado mediane el empirismo o la experiencia, de que esa persona es única. ¿A qué quería decir eso el señor Borges, maestro?".

  Fragmento de una reflexión recogida en el Liceo de la Corporación, durante una de las clases con el ilustre Maestro Vital, Platón. El monologo pertenece a un alumno Alfa, Venur Aglieri, de la pecera nº 2, natural de Venus, y viajero insaciable del Eterno Presente. 


  Vivir sin nubes. 


¿Es realmente, ella o él, único? Piénsalo despacito. Con libertad y sin presiones. Pero sobre todo con sinceridad. Si todavía sigues pensando que Sí, entonces, 

¡Disfrútaaaaaaa cada instante!  ¡ENHORABUENA! ¡No debe escapar!
Y si no, no dejes de buscarla, o buscarle... El / Ella está ahí...a la vuelta de la esquina. No lo dudes.

  Un abrazo, Reader.
   
  
  

jueves, 13 de diciembre de 2012

La venganza es un lienzo insondable...




"La venganza es un lienzo insondable cuando es desplegado ante los ojos de aquel, al que le han robado lo más sagrado".

 "Cuando a la escritora Lu García, la vida le enseñó su cara más amarga, ella no enloqueció, ni se derrumbó, ni acabó con depresiones o destierros. Ella únicamente se sentó para pensar serenamente y ver a sus enemigos pasar. 
  A pesar de que aquella tarde sólo la mala suerte hizo que ella y su hijo Izán, estuvieran en la hora, el momento y el lugar equivocado, Lu se echó todas las culpas, por no haber sabido evitar lo inevitable. Una vez aceptó la realidad, pasadas varias semanas, comenzó a pensar en frío. Ahora su hijo se debatía entre la vida y la muerte, postrado como un muñeco en la cama de la U.C.I de un hospital, debido a las graves heridas provocadas por unos ladrones de banco, que les habían mantenido como rehenes durante varias horas. Algo salió mal y una bala disparada al aire acabó impactando sobre el pecho del adolescente. Lu García no había querido tanto a una persona. ¿Qué pasaría si perdía a su hijo para siempre?. A lo largo de toda su vida deseó ser madre y tener una responsabilidad que la mantuviera alejada de la ficción y la pusiera de patitas en la calle, o la sacara a puntillazos de las películas en que siempre convertía su vida. Lu no podía imaginar la vida sin él. El don más elevado de una criatura humana, cuidar y amar a su prole, como a sí mismo, la había hecho poseer una "gracia natural", que en otro tiempo habia atraido la simpátia de Dios: simpátia que ahora, al parecer, el omnipotente ya no sentía. Se la veía sentada, a la claridad del día, o entre la oscuridad de la noche, en la butaca del salón, una sombra aletargada que permanecía con los ojos clavados en la cazadora del muchacho, aún manchada con la sangre de la desgracia. Las cosas así, percibidas a través del dolor, se dislumbraban más nítidas y definidas. Entonces, en la justa intersección, a mitad de camino entre la rabia y la serenidad, la desconfianza y la esperanza, el ardor y la satisfacción, apareció en su mente aquel mercenario, al que una vez entrevistó en la cárcel, siendo una estudiante, para un artículo sobre asesinos a sueldo. Esa no era una mala idea; peligrosa, pero resolutiva. Pensó que sólo le quedaban dos balas en la recamara: Una, era atraer a ese hombre y contratar sus sevicios, y la segunda impactaba directamente sobre la Corporación. Desde allí podría coger un tren hacía el pasado, para así, intentar evitar la tragedía, aunque eso significara su propia muerte, en ambos casos."

Vivir sin nubes. Próximamente.


  

  Nada podía imaginar la escritora lo que la aparición de aquel hombre, apodado Stone, iba a suponer para ella...Elija lo que elija, los dados siempre están echados o en el aire...¡Aunque trazes la venganza con inteligencia y frialdad, el destino juega un papel imprevisible y con el que no se puede contar!  

  Poco a poco, al tren de la Corporación y a su peligroso Matrix, van subiendo pasajeros, de toda condición con objetivos muy distintos. Convivir entre ellos, no será fácil. Pero, ¿quién dijo que vivir en el Eterno Presente, fuera coser y cantar?  


Buenas noches, Reader. 

 
P:D A pesar de que suelo utilizar mi propia imagen para ilustrar al personaje, Lu García, su vida es pura ficción, y nada tiene que ver con esta autora, bueno alguna que otra cosilla, sí...     

sábado, 8 de diciembre de 2012

Es para ti.






"¡Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, le recuerde al abuelo las alegrías de su juventud, y le transporte al viajero a su chimenea y a su dulce hogar!"
                                                  Charles Dickens.

Este blog, sus personajes y la contadora de historias os desea:


¡FELIZ NAVIDAD! 
BON NADAL! 

MERRY CHRISTMAS! 

C Рождеством Христовым! 

FROHE WEIHNACHTEN! 
JOYEAUX NOËl! 
BUON NATALE! 

¡Gracias por vuestra fidelidad durante este año! 


Lucrezia García Mameghani.
  Hoy se cumple el primer aniversario de la publicación de la primera novela de la Saga Mentes Mecánicas, Nueve Mundos, el origen. Fue un dia como hoy, de hace un año, cuando la presenté en mi país de residencia, Andorra. Y desde aquí, partió hacia España. Pronto saltaremos el charco, y nuestras aventuras se conoceran en más paises y las viviran más lectores. Mi gran sueño, es poder llevar la historia al cine, un sueño, que espero completar antes de que sea una viejecita o de estar R.I.P, como le ha pasado a muchos creadores. Ahora ya sabes lo que pediré a Santa, ¿verdad?

Ellos son, a mi derecha, el director editorial de A4 Edicions,
Àngel Dalmau y mi editor, Joan Carles Casal de Fonsdeviela.

Otro momento del acto, en Andorra.  ¡Fue inolvidable!
  De nuevo, Reader, gracias por formar parte de esta familia de locos por las aventuras imprevisibles.  

  ¡Sed muy felices!

      Un abrazo, Lu.


jueves, 6 de diciembre de 2012

Historia de un demonio hecho a sí mismo.

    
   Toda novela tiene el orgullo de presentar a uno o varios villanos. En la saga Mentes Mecánicas, los tenemos de todos los colores. A algunos ya tuviste el oscuro placer de conocerles, en Nueve Mundos, el origen. Pero si a esta autora se le preguntará por su favorito, del cual me siento plenamente satisfecha, ese es el personaje que te presentaré a continuación. En la primera novela, no apareció físicamente en demasía, a pesar de que era el responsable directo de todas las acciones que conllevaron a una u otra contienda a los protagonistas. 
 Komputo Oscuro no es un malvado cualquiera. Ni sus despropósitos o veleidades comparables a sicópatas o asesinos comunes. Su maldad va mucho más allá y traspasa los límites del mal, tal y como lo conocemos. Komputo no se arrodilla ante el mal. Komputo es el mal.
  Nació durante una noche de tormenta, entre muchos dolores y maldiciones que partían del rostro desencajado de su madre, una actriz retirada, alcohólica y depresiva. "Es el mismísimo  diablo", dijeron del recién nacido las ancianas que asistieron al parto de su madre. Y no se equivocaron. 
  Pero, Komputo, como todo hijo de vecino, bueno o malo, tiene un pasado y una principio, que comienzan por su verdadero nombre: Héctor Koops. 
  Veamos:   



   "Cuando el genial compositor y cantante de un grupo de rock se suicidó en diciembre de 1998 sobre la mesa había un libro abierto. Era una obra de Edgar Allan Poe (1809-1949). El cuervo. Este hecho sugiere, entre otras cosas, la preocupación similar por la muerte que en la vida y en la obra evidenciaron los dos artistas. De hecho, Kühn murió, como Poe, por causas no aclaradas y tanto los informes médicos como el certificado de defunción se perdieron. 
  Durante los cinco años siguientes, el hijo del famoso músico fallecido Kühn Smith, Holaku, vivió con su madre en la zona residencial de Mayfair, al norte de la ciudad de Londres. Después, se trasladaron a Barcelona, a casa de unos millonarios abuelos paternos, debido a la imposibilidad de la mujer de seguir cuidando del pequeño, una vez dilapidada la herencia. Al final, ella también fallece en plena juventud, a los veintinueve años, cuando el niño sólo cuenta siete. El chaval aprenderá a sobrevivir entre los débiles recuerdos que conserva de su padre y momentos agridulces, vividos con una madre enferma. Cuando los abuelos fallecen, Héctor ha cumplido los doce y queda bajo la custodia de un hermano de su padre, su tío Nil, un tipo empecinado en "domesticar a un malcriado", cueste lo que le cueste, ya que el chico va a heredar la mitad de la fortuna y el prestigio del buen nombre familiar. Héctor, para entonces, se ha convertido en un adolescente introvertido, frío y apático que odia a su tutor por encima de todas las cosas. 



  Una tarde, cuando su tío regresa a casa, la ama de llaves a sufrido un desmayo y Holaku está extendido, muerto de la risa, sobre la alfombra del salón. Apenas lo ve, el tío levanta un pie y el chaval es golpeado con el enorme tacón de las botas, como si fuera un ogro de las fábulas. Holaku se levanta rápidamente, sangrando profusamente por la nariz. Su tío lo persigue a través del salón con sus zapatones, y él comienza a resollar, aterrorizado y con los ojos cerrados. De haber querido escapar a la violencia de su tutor, habría podido salir por la puerta corriendo, para no volver jamás. Pero no lo hizo. No estaba dispuesto a prescindir del dinero que estaba a punto de recibir. Así que en vez de eso, aguantó la paliza, una vez más, hasta terminar de diseñar la crónica de una muerte anunciada, premeditada y terroríficamente rematada".

  Capítulo dedicado a Héctor Koops: Historia de un demonio. Vivir sin nubes. 


   Próximamente. 

sábado, 1 de diciembre de 2012

Tu obsesión, me devuelve la vida. La verdadera historia de Pol Quevedo.

   



  

"Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo". 
   Marco Tulio Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.


  Aunque no lo parezca a simple vista Mentes Mecánicas es también una saga de amor. La vida está compuesta de aventuras y desventuras, pero respira, vive y late a través del amor: el amor a un amor, el amor a la familia, a una pasión, a una profesión, a un deporte, a un lugar...Tengo que reconocer, que el amor me atormenta, me obsesiona e inspira todos mis guiones y novelas. El ser humano es tan puñeteramente interesante, que jamás viviré lo suficiente para observar, aprender y dilucidar todos sus patrones de comportamiento frente al amor y el desamor. 
  Y de eso hablaremos en nuestro post de hoy, dedicado a otro personaje, Pol Quevedo, fundador junto a su hermano Eric, del imperio del juego y los recuerdos implantados. Un hombre perdidamente enamorado de un fantasma. 
  Pero, empecemos por el principio. 


  Te decía, que aquel que tiene a alguien a su lado con quien se atreva a hablar como consigo mismo, tiene un tesoro. Pero cuando por desgracia, esa persona se va, la aflicción que se forma en el alma es insondable e infinita. Y no hay fármaco o remedio capaz de acabar con semejante tormento. Dicen, si acaso, que el tiempo lo cura todo, pero hay personas, incapaces de resistir, que optan por peligrosos atajos. 



  "Pol Quevedo habló por ultima vez con su mujer unos quince minutos antes de su muerte.   
  Aquella tarde cenicienta, el cielo se desplomaba sobre una ciudad en blanco y negro. Aunque, por un lado, era un alivio que Mimi se fuera de la casa y parase de arremeter  contra él, por el otro, era una preocupación. Temía que le pudiera pasar algo, cuando cogió el coche en aquel lamentable estado de histeria, y desapareció en el horizonte, entre llantos y grandes nubes de agua. Su mujer solía después de una fuerte discusión, abandonarle a él y a sus hijos durante una o dos horas. Después volvía, con una docena de bolsas en cada mano, una trémula sonrisa y un sosiego inflamado por el consumismo. Esas cosas a su mujer la tranquilizaban y lo entendía. Le perdonaba constantemente sus manías y desvaríos porque vivir con alguien como él no era fácil; siempre viajando, intimando con sus secretarias, trabajando hasta altas horas de la noche esclavo de una agenda que le mantenía a años luz de su casa y de su familia...Todas esas cosas estaban acabando con la paciencia de su mujer. 



  Aquella tarde cenicienta, que el cielo se desplomaba sobre una ciudad pintada en blanco y negro, Mimi comenzó a demorarse más de lo acostumbrado. Aprovechando que al anochecer, ya había cesado la lluvia, Pol perfiló el camino de entrada hasta la casa, con docenas de velas encendidas, que prendían alegremente. Deseaba más que nunca abrazarla, pedirle perdón y comunicarle su decisión de dejar en manos de otros, gran parte de su trabajo. No podía dejar escapar lo que realmente importaba en la vida, lo que tenía valor en la vida, lo que la vida le había regalado: sus hijos y una mujer inteligente y hermosa que le amaba. ¡Cómo no se había dado cuenta antes! ¡Amar y ser amado es el camino hacia la felicidad! ¡Y él esa felicidad la obviaba! ¡La mataba! ¡La estrangulaba una y otra vez! Y si ella acabara dejándole, ¿podía creer realmente que alguna de sus amigas, fuese a ofrecerle lo mismo que Mimi? ¿Realmente era tan estúpido? 

  Pol, colocó cuidadosamente cientos de pétalos de rosa por toda la cama. Cada uno de esos pétalos significaba una frase de amor: Un te quiero no pronunciado, un te amo obviado, un te espero que no cuajó, una caricia que olvidó entre las miles de horas perdidas en su escritorio. Esperó impaciente su llegada. Pero, finalmente, una llamada acabó matando, de una cuchillada, todas sus esperanzas.



  Ella jamás descubriría nada de eso. Mimi apareció tirada y sin vida, en el margen de una carretera de montaña, una noche cenicienta, en mitad de un paraje en blanco y negro.
  Desde entonces, Pol Quevedo, vive sin colores. Se mueve entre grises insondables, y llora amargamente su perdida. Pero un día recordó, que él podía cambiar el destino y traerla de nuevo a su lado. En la Corporación se actuaba como Dios, ellos eran Dios, y su famoso y reconocido manejo con los softwares, resucitarían a su mujer, aunque eso no fuera ni ético, ni sano, ni siguiera el juramento que firmaron él y su hermano Eric, de no participar jamás en sus propios juegos.
Ambos, por diferentes circunstancias, rompieron las normas.
Y Mimi volvió a la vida. 
¿Un holograma tiene alma? 
¡Quién sabe!

 Vivir sin nubes (primavera 2013) . Segunda entrega de la trilogía Mentes Mecánicas.