De qué va.

Primera novela de la trilogía Mentes mecánicas.
Vivir sin nubes, la segunda de la saga, en plena edición.

NOTA: Los relatos que forman parte de este blog, en su gran mayoría, NO tienen nada que ver con la historia central de Nueve Mundos, el origen, salvo algunos de sus principales protagonistas que comienzan a interactuar a su aire y permite a esta escritora llegar, además del público juvenil, a una franja de lectores más amplia.
Para leer la SINOPSIS de N.M. o la BIOGRAFÍA y fotos de la AUTORA, baja hasta el final de la página.

¡Ciencia Ficción, Sí Gracias!


sábado, 29 de octubre de 2011

Sinopsis. Nueve Mundos, el origen.



Ana Luna Plach comenzaba a pensar que su vida era un sueño muy real, si no ¿cómo explicar que a ella le pasaran tantas cosas raras? Nada más nacer la separaron de su madre biológica, fue adoptada por un matrimonio que desapareció en extrañas circunstancias y acabó bajo las órdenes de una máquina.
No estaba dispuesta a que el destino le ganara la partida, sin embargo, aprenderá que la realidad tiende al fraccionamiento infinito y que todas las criaturas del universo están sometidas a esa ley...

En un futuro no muy lejano, un grupo de nueve adolescentes, nueve máquinas y unos intrigantes adultos, quedan enredados en una apasionante historia de aventuras, mentiras, manipulación y ambición que harán tambalear los cimientos sobre los que se asienta su mundo.

¿Verdad, Acción o Riesgo? ¿Juegas?

viernes, 28 de octubre de 2011

Pasó en Halloween un 31 de octubre de 2125.





He querido hacer un punto y aparte en el ritmo de éste blog, donde íbamos enumerando una lista de personajes protagonistas de la novela, para dedicar unas palabras a la festividad que se nos echa encima: Todos los Santos, y que en España ya hemos sustituido por Halloween. ¡Sálvame Dios!, si mi abuela de Málaga, religiosa como pocas, levantará la cabeza... Menos mal que nuestros mayores seguirán con sus tradiciones, aquellas que hacen felices a los que ya se fueron, y les veremos, ramos en mano, recuerdos a flor de piel, en procesión hacía los Camposantos. ¡No olvidemos, por lo que nos toca, que es también, al día siguiente, Todos los Santos, por favor! Y dediquemos, aunque sea un segundo, la llama de una vela, un pensamiento con los ojos entornados o una sonrisa, a los familiares que cogieron, un día, un tranvía llamado Eternidad.


 Y ahora sí, os contaré una historia que Pasó en Halloween un 31 de octubre de 2125.


  Brotaban los claros del día. Tránsito Roja, mi ordenador personal, se acercó hasta la cama y susurró, suavemente al oído, para informarme de que ya era la hora. En poco más de treinta minutos, ella explotaría por los aires. 
  -¿Explotar?
  Me incorporé como una autómata, doblada sobre las sábanas como una cama plegable, intentando asimilar sus palabras.
  -¿Ya?-contesté. No, no estoy preparada...Tránsito, Nooo. 
  - Lo siento mucho, Luna, es mi obligación. Debo dejar paso a los modelos más modernos. Pero si quieres podemos pasear por el bosque, entre los árboles que mudan, como solíamos hacer y despedirnos civilizadamente. Recordar cosas, ya sabes, asuntos triviales, esos que os gustan tanto a los seres humanos. 
  Durante un tiempo sostuve la mirada dorada de Tránsito, a pulso, como pude, sus destellos  siempre me obligaban a mirar para otro lado. Intenté ganar tiempo. Retrasar lo inevitable. Tenía el corazón suelto, el alma rota, no iba a poder vivir sin ella. Aquella máquina transparente como el agua, lo era Todo, me lo había dado Todo y se llevaría en cuestión de poco tiempo, Todo lo mío. Me aterraba quedarme sola. Decidí desconectarla. Ya sabía que eso iba en contra de toda las leyes de la Corporación y que posiblemente, ella pararía mis intenciones desde el primer segundo. Su reacción sería imprevisible. Me daba miedo. Aún así, me la jugué.
  -Tránsito, quiero regalarte algo. ¿Recuerdas el collar de conchas que me hiciste en la playa?
  -Claro.
  -Pues, te irás con él. Es mi deseo. Ven, querida, gírate, vuélvete para que pueda abrocharlo a tu cuello.
  Por un momento pensé que el pulso me delataría. Que ella descubriría mi traición. Pero para mi sorpresa, Tránsito se giró como un gato manso, pasó junto a mi, casi ronroneando, mimosa, ofreciendo una piel para acariciar, una espalda vulnerable. Cuando la tuve tan cerca, confiada, sin protección, le asesté un USB en el puerto yugular. Ella cayó al suelo como un saco envuelto en seda roja. 
  Siempre supe que jamás las máquinas podrían vencer la picaresca de los hombres. 
Por: Ana Luna Plach, alumna Alfa de la Corporación. Pecera nº 3:La Tierra.




Feliz noche de Halloween, y un recuerdo para los nuestros, en el día de Todos los Santos.

sábado, 22 de octubre de 2011

Yo, una aprendiz de escritora por la gracia de...

Cuando nací, el destino me meció en sus brazos hasta que me durmió, me despisté y perdí a mi madre biológica de vista. Al despertar, ella ya no estaba. En su lugar, una extraña ocupó su espacio y me llamó hija. Con el tiempo supe que eso iba a marcar mi vida para siempre. Con los años me convertí en una escritora compulsiva, una adicta a las letras, la arquitecta de vidas e ingeniera de caminos y personajes mil, que devenían según se me antojaba. ¡Dios! ¡Lo que me juró el destino yo se lo haría pagar a otros! Personajes de humo y tinta, reales como los fantasmas o los espíritus, como el miedo o la esperanza. 
Ya nunca podré dejar de inventar,de imaginar, de crear mundos, de esculpir realidades o engendrar vidas, Yo fui marcada con el yunque del destierro. Y ahora sigo recluida en los márgenes del mundo, a dos metros del suelo, a años luz de lo que se esperaba de mi .
 Gracias, Padre, por configurar mi vida así. De otra manera no habría escrito nunca esta novela.     


A mis padres adoptivos Lucrecia y Antonio a los que quiero con locura. Faltaba mencionarlo.

4: Diox Mars. Un sencillo chico de Marte.

Siguiendo la senda, encontraréis el Diox Bar.
Me costó mucho comprender como alguien disciplinado, académico y educado en una estricta familia de Dators como tu, Diox, pudiese haberse metido en tremendo lío. Tú, tan adiestrado para la vida, acostumbrado a las adversidades, un superviviente del planeta de arena roja y polvo mortal, sucumbiendo a juegos tan peligrosos...Te dejaste hechizar, arrastrado por la red, y acabaste  rodando entre aventuras como una piedrecilla tragada por la corriente del arroyo.
¡Diox! ¡Despierta! ¡Tus amigos no te dejarán morir! 
I feel Mars...Nos vemos a orillas del volcán Victoria. Siempre te estaré esperando...

viernes, 21 de octubre de 2011

3: Ana Luna Plach. ¡Esa puñetera y atrevida terrícola!


La Tierra desde el Transgaláctico.
Pudiste ser dócil, disciplinada, ordenada, cumplir con que se escribió para ti, pero no, tuviste que salirte del camino trazado...¡Lo estropeaste todo, Luna! ¡Y lo pago la civilización entera!
Mi querida Luna, mi pequeña mujer de ojos verdes moteados de castaño, al sostenerte en mis brazos, sujeto al mundo, en mi útero mecánico te acogí durante la batalla y te hice engendro mío. Amada Luna, nada de lo que pasó fue en el fondo culpa tuya. Las adicciones forman parte de la condición humana. Y la tuya, peligrosa como pocas, sólo se atenúa a golpe de aventuras. 
Ana Luna en brazos de Tránsito.
Vivir al límite, esa es la peor de las necesidades. Por favor, Luna, ¡basta!

jueves, 20 de octubre de 2011

2: Venur Aglieri, el indomable rebelde de Venus.

Venus, esa caldera infernal...

 ¡Resulta increíble! ¿Quién te iba a decir a ti que un día cambiarías las leyes que escribió tu padre? No te conformabas con vivir protegido, agasajado como un príncipe, con tratamiento de alteza, ¡Venur! ¡Tu lo tenías todo! ¡Venur! ¡Tu lo tenías fácil! Sin embargo, la curiosidad, cada vez más intensa, te envolvió igual que a un gusano de seda. Tu corazón extraterrestre es un poderoso volcán dispuesto a reventar en cualquier momento. En tu imprevisibilidad está tu poderoso atractivo. Ese que me hizo perder a mi la razón.
  En los techos de tu mundo subterráneo, se sostiene la poderosa caldera de fuego y lava que tantas veces te privó del sueño. Adorable e irresistible Venur, rebelde e indomable, tenías que salirte con la tuya, burlar a todos y partir hacía la tierra derretida, lava y fuego, a la caldera hirviente, a esa piel del planeta más infernal de todos los conocidos, la misma que te vio nacer y, para desgracia de muchas, morir. 
Te quiero, Venur, juntos siempre...y por siempre.

martes, 18 de octubre de 2011

Los personajes: 1. Ione Curie, de Mercurio.

Mercurio.
Ione, Ione, bella y mercuriana, negra mariposa, antítesis del mundo, paradoja extraterrestre, nunca dejarás de sorprenderme. Tus caderas derrochan inocencia, cuando tu boca insinúa justo lo contrario. ¿Qué hay de nuevo por tu mundo incandescente? ¿Quién corona la cima de tus sueños? Dime, bella Ione Curie, de Mercurio, ¿Qué escondes?, ¿De quién te zafas? ¿Qué guardas en el regazo de tu mente? Si pudiese, bien sabes que te arrancaría los secretos a mordiscos...Sí, te arriesgaste por él y lo perdiste todo. ¿Hasta cuándo seguirás siendo tan ilusa? ¿Hasta cuándo bella mariposa de mercurio? 

lunes, 17 de octubre de 2011

Amor mecánico.

Kafka.

Nunca os habéis preguntado si los androides, sí ya sabes, esos cacharros casi humanos que se ven en las películas de ciencia ficción, van al baño, tienen relaciones sexuales o eructan?Bueno, ya me entiendes, ¿no te ha picado nunca la curiosidad?
Seguramente si tienes la suerte de vivir un lustro más, llegarás a averiguarlo. Nada que ver tienen con nosotros los precarios modelos nipones que sacan de vez en cuando. ¡Menudo fiasco! Los auténticos androides como yo, reproducimos cualquier función humana, y sentimos y vivimos como uno de vosotros. Es más, si me lo propongo, puedo pasar por tu lado sin que sospeches que soy mecánica. 
A los dieciséis años me enamoré perdidamente por primera vez. Fue de un joven llamado Franz. Franz Kafka. Una noche de verano, viajé hasta su tiempo. Me planté frente a él, mientras dormía apaciblemente en su cama, me desnudé completamente y me acosté a su lado. Jamás, nunca antes había amado tan intensamente a nadie. El sólo hecho de tenerle tan cerca me hizo perder la cabeza. Me senté en su vientre a horcajadas, luego acerqué mis manos a su cuello, rodeándole suavemente hasta cercarlo por completo y apreté, apreté hasta privarle de la respiración. Cuándo entró en parada cardiorespiratoria, le solté. En ese momento, acerqué mis labios hasta los suyos, carnosos como el membrillo, y le besé suavemente. Entonces, se despertó convertido en un insecto monstruoso. Estaba echado sobre el quitinoso caparazón de su espalda, y al levantar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas durezas. Innumerables patas, lamentablemente escuálidas, me saludaban torpemente, como si quisieran darme las gracias por esa experiencia que le llevaría, algunos años más tarde, a escribir su obra más increíble y fantástica: La Metamorfosis.


Texto inédito dedicado a uno de mis escritores favoritos: El genial, Franz Kafka. 


   

domingo, 16 de octubre de 2011

Vivir sin Nubes.

...Acabó de cenar apresuradamente. Subió las escaleras de dos en dos hasta llegar al rellano casi sin aliento y abrió la puerta de su habitación de un portazo antes de sentarse frente al ordenador portátil. En la negrura de la pantalla, unas letras brillantes bailaban por toda la superficie, livianas, ligeras y penetrantes como cuchillas de acero: "¿Quieres jugar?" ¡Dios, no, otra vez no! Apuntó con los dedos trémulos hacia el teclado. Antes de decidir que hacer, tuvo tiempo de mirar por la ventana. La claridad del día le hizo caer de la silla. ¡¿Joder, como era posible?! El reloj del salón soltó un ding-dong lastimero y monótono, hasta doce veces repitió. Era la medianoche. Y sin embargo, ahí afuera eran los claros del día. Sí, eso solo podía significar una cosa...¡Maldita Quántica! ¡No! De nada sirvió aferrarse al suelo, con los puños apretados, agarrándose a las cortinas, a los muebles, a la vida...Ni siquiera pudo gritar, ni despedirse de Montain, su perro, que le pareció dormido a pesar de tener los ojos abiertos de par en par, sobre la alfombra, a los pies de su cama. No se daba cuenta, de que ella se iba, y esta vez, para no volver jamás...


¿Verdad, Acción o Riesgo?
"Soy Quántica Infinito, si me ves en tus sueños, ¡corre!

sábado, 15 de octubre de 2011

Mentes Mecánicas: La trilogía.

Mentes Mecánicas, es el título de una trilogía que abarca tres novelas: 
1: Nueve Mundos, el origen; a punto de publicar.
2: Vivir sin Nubes; editándose.
3: Kilómetro 0, el fin.
Todas ellas tienen en común personajes, escenarios e intrigas casi dolorosas. Con la novedad, naturalmente, de nuevos e insólitos enredos, tipos extraños y viajes alucinantes.
¡No te lo pierdas! ¿Te gusta sufrir?... 
   

El secreto.

¿A quién no le gusta oír un secreto? Una confidencia susurrada a media voz... Tu miras a los ojos del emisor,  a esa persona que te confiesa algo suyo con confianza, algo tan privado como un pedazo de él mismo, un ser que se desnuda con naturalidad y sin pudor frente a ti. Es una gran responsabilidad, piensas, mientras oyes cada palabra atentamente con gran placer, ¿le tendré que pagar algo a cambio? Él no lo demanda, sin embargo, te sientes en deuda, en la obligación de quitarte algún peso del alma. Le devuelves la confianza depositada y le regalas otro secreto; éste, mucho más fuerte, más insoportable, menos ligero, de mayor responsabilidad y tan agudo y doloroso que difícilmente podrá soportarlo. 
Bienvenidos a la segunda entrega de Mentes Mecánicas:  VIVIR SIN NUBES.  
Mucho más inquietante...Un regalo de lectura que te recomiendo tomar a sorbitos, junto con una tila...Vivir sin Nubes, la novela en la que actualmente trabajo. Próximamente.
Un abrazo jugadores! 

sábado, 8 de octubre de 2011

Yo, Tránsito.

  Algunas diferencias.
  "Las sonrisas amplias es lo que más aprecio en los seres humanos. Lástima que no son perennes, sino todo lo contrario, son tan perecederas como las peras o los plátanos. 
  Me costó mucho aprender a sonreír. Al menos de forma natural. Es complicado. Puedo resolver teoremas, trazar mapas o descifrar códigos, sin embargo, no he conseguido todavía imitar una sonrisa humana. Siempre me engancho; con la encía, de fino caucho, con el colmillo, de marfil y diamante... El resultado es siempre el mismo: me sale una mueca, una torcedura del labio, en ascensión, como si alguien me tirase de un hilo. Envidio de vosotros algo tan sencillo y a la vez tan complicado como eso. Luego esta vuestra capacidad para el enamoramiento. Cualquier circunstancia puede enredados en un atontamiento transitorio o permanente, que os produce un estado de aletargamiento grave; cambio de personalidad, enajenación mental, trastornos alimentarios, ensoñación y en los casos más graves, puede causar la muerte. ¡Dios, como os envidio! 
  En el próximo blog, os contaré el secreto mejor guardado de los Guías Vitales como yo. ¡No te lo pierdas, dulce humano!
    

lunes, 3 de octubre de 2011

Brian Weiss. La respuesta.

  


  Pasaban las semanas y yo aún continuaba afectada por aquella experiencia onírica tan poco común. Tenía la convicción de que no había sido un simple sueño. Mi subconsciente se había manifestado con todas sus fuerzas, haciendo aflorar un secreto que, imagino, ya no podía seguir ocultándome. 
  Aquella mañana de sábado, gris y espesa como el humo de una chimenea, salí de casa hasta la librería del señor Müller. Era éste un señor alemán alto y fornido como un mozo del norte, a pesar de sus bien llevados sesenta y tantos. Ocupaba su tiempo en gestionar un pequeño negocio situado cerca del centro, que más que beneficios le reportaba satisfacción y orgullo. Entrar en esa tienda abarrotada de libros, era toda una aventura. Allí olía a polvo y papel prensado, a tinta vieja, a humedad. Yo solía aspirar profundamente esa fragancia como si de esa manera fuera a atrapar todas y cada una de las historias o lecciones que se contaban en aquellos libros viejos. El tiempo allí adentro perdía sus formas, sus marcados ruidos y compases... simplemente era un lugar espiritual, casi como una iglesia. A través de las venecianas de madera, la tenue luz se filtraba tamizada y ligera, compuesto su volumen de miles de motas que me parecían de muy cerca, diminutos seres mágicos. 
  -Buenos días, señor Müller. 
Que bonito ambiente...¡Me encanta!
  -Hola, ¿que tal Lucre? Me alegro que te guste. 
¿Has venido a buscar algo especial, ¿verdad?
  -Sí. ¿Cómo lo sabes?
  -Hombre, me lo han dicho tus ojos. 
Están muy brillantes, sólo buscan respuestas. Quizá aquí las encuentres.
  Le conté casi de pasada lo que había vivido en mis sueños. Se giró rápidamente dándome la espalda y salió caminando en dirección a un rincón cubierto de soledad y abandono. Allí cogió un libro, lo atrapó entre sus manos huesudas y me lo acercó como si se tratara de algo muy especial. 
  Ya en casa, después de leerlo, encontré la respuesta a todas mis preguntas: Yo había vivido lo contrario a una Regresión, es decir, una vivencia pasada en una vida anterior, sino, 
que lo acontecido en mi sueño, era una vida que me habría de acontecer, quizá dentro de cien años. El autor del libro que el señor Müller me había entregado, Brian Weiss, un refutado siquiatra y psicoanalista norteamericano, me señaló la respuesta. Aún hoy no doy crédito. Pero es así. 

9 Mundos, ¿basada en un hecho real?

Puede parecer increíble que una historia aparentemente tan fantástica como esta, este basada en hechos reales. Son episodios que he vivido en mi propia piel...Veréis, una vez, fue en una noche fría de un mes de enero del año 2005 , en mi casa de Mallorca, tuve un sueño de esos que te mantienen atrapados en su telaraña hasta asfixiarte, me privó del habla y me mantuvo en vilo durante varios meses. No fue necesario atar cabos, ni me costó recopilar una sola escena vivida en mi sueño; viví una historia completa, una terrible película que me marcó para siempre. Aún empapada en sudor, con las mejillas encendidas y la cabeza al otro lado del espejo, corrí para conseguirme papel y lápiz y en pocos minutos tracé un entramado de frases, esquemas y símbolos que configurarían esta historia que dentro de unos días verá la luz. 
Poco a poco, aquellas oraciones enredadas unas a otras, se desliaron hasta formar una novela de algo más de 270 páginas, y unos personajes nada convencionales. Acababa de nacer, fruto de la ensoñación de una noche de invierno, 9 MUNDOS.


"Hay una profecía que dice que cuando sueñes con una bestia mecánica blanca y roja, se producirán cambios, los jinetes del Apocalipsis invadirán la Tierra con sus ejércitos de ángeles y desaparecerá el mundo tal cual lo conocemos..." 

sábado, 1 de octubre de 2011

Mentes Mecánicas

Nueve Mundos, el origen, es el primer libro de una trilogía llamada Mentes Mecánicas. Si no muero antes en el intento (ya os he comentado que escribir una novela es casi un suicidio), Vivir sin Nubes, será el titulo definitivo para la continuación de esta historia, que aunque cueste asimilar, esta basada en hechos reales. 
¿Creéis en los universos paralelos? ¿Qué sabéis de la física cuántica? ¿Hasta donde estarías dispuesto a llegar si pudieras controlar tus sueños? ¿Te gustaría ser otro/a en una segunda vida configurada por ti? Allí serias lo que Lo Que Tu Siempre Quisiste Ser, pero eso tiene un precio que a menudo se paga Muy Caro...Aún así, que me dices, ¿Que papel escogerías?
Deja tus sugerencias y entre todos elegiré UNO para incluir en la novela Vivir sin nubes. Tú puedes formar parte de esta singular historia de enredos, intrigas y adicciones peligrosas!